miércoles, 25 de noviembre de 2015

XXI

Y poco a poco se fueron separando...
Ella dejo de buscarlo,  el olvidó los detalles
La rutina, de sus vidas los fue despojando
Marchitando la flor y secando los valles

Poco a poco, la llama debilitada
Esperando por calor,
Fue cediendo terreno al invierno
Quien con sus gélidos dedos y su macabra caricia
Congeló los brotes, comenzando con el más tierno.

Por un haz de esperanza
Falleció la olvidada flor,
en aquel olvidado valle,

No sobrevivió su semilla,
no perdura hoy su aroma
Solo queda el tallo marchito,
El cual el viento hoy desploma

No hay comentarios:

Publicar un comentario